El "Shakedown" de la "Summit" ofrece una vista previa del Jamboree Scout Nacional del 2013

Es posible que se hayan impresionado al ver a los ciclistas realizando saltos en las pistas BMX en el “Shakedown” de la “Summit” el verano pasado. Pero como lo reporta el Eagle Scout Bryan Wendell desde el sitio, eso es sólo uno de los cambios más grandes, mejores y más de película que se pueden esperar en el Jamboree Scout Nacional del 2013. Summit Shakedown BMX Bike Jump

SÓLO UN VISTAZO a los pedales le bastó a Gilbert Canady para saber todo lo que necesitaba acerca de las posibilidades de un Scout de efectuar el salto. “Tienes que observar sus pies”, dijo el Scouter de Sacramento a un visitante del “Shakedown” de la “Summit” del verano pasado. “Si los pedales están nivelados, van a andar por el aire. Si no es así, van a caer”.

El Scout bajo su tutela siguió el consejo de Canady y mantuvo los pies izquierdo y derecho nivelados, entonces levantó su bicicleta a seis pulgadas de la rampa de tierra. Va a seguir contendiendo. Pero el siguiente Scout arrastró su pedal derecho sobre la loma y por poco se cae.

“No”, le dijo Canady. “Vuelve e inténtalo de nuevo”.

Canady ha hecho una docena de esas decisiones rápidas cada minuto en el circuito de evaluación de ciclismo BMX en la “Summit Bechtel Reserve” en West Virginia. Los Scouts que superaron la prueba pasaron a las más grandes, más de película, más fascinantes pistas de BMX de las cercanías (como el salto que se muestra en la foto de arriba). ¿Los que no la pasaron? Bueno, sólo tenían que seguir intentándolo.

¿Aire? ¿Desde cuándo los BSA comenzaron a alentar vuelos en las bicicletas BMX? Puede ser que recuerden el curso motocross en el jamboree del 2010. Los letreros en cada loma eran enfáticos: “NO AIRE”. Canady supervisó también ese evento, y recordó: “Si ustedes vinieron a verme [en el 2010], nosotros dijimos que el “Perro Grande” (Big Dog) no permite andar por el aire. Y yo era el “Big Dog”. Pero aquí les animamos a andar por el aire, y nos estamos asegurando que tienen el conocimiento para hacerlo”.

Ese conocimiento vendrá de las lecciones de seguridad—como las que Canady les imparte en el “Shakedown”. Una vez que los muchachos pudieron probar que lo tenían dominado, obtuvieron el visto bueno para montar en las pistas con curvas más pronunciadas, mayores saltos, y—oh, sí—más oportunidades para desafiar la gravedad. Pero él hizo más que dar a los Scouts su aprobación o desaprobación después de su breve paseo de evaluación. Les dijo lo que hicieron mal y les dio tiempo para mejorar—incluso si se necesitaban dos, tres, o, en el caso de un scout muy motivado, seis intentos más.

Canady dijo que el proceso pone a prueba a los Scouts en su propia capacidad física—ni demasiado fácil, como el curso del 2010, que enfatizó la seguridad, ni inseguro o intimidante. Él lo denominó “reto por elección”, es decir los Scouts de cualquier nivel de habilidad podían encontrar una experiencia de alta aventura específicamente diseñada para ellos. Es por eso que Canady estaba a cargo del curso de BMX en el “Shakedown”, que sirvió como un ensayo para el Jamboree Scout Nacional del 2013.

“Queremos proporcionarles el jamboree más emocionante posible, pero no queremos ponerlos en peligro”, explicó Canady, fijando sus ojos en los pedales del ciclista Scout siguiente. “Queremos mitigar el riesgo, pero aumentan la emoción”.

Esa filosofía no sólo se aplicará al curso BMX del 2013, sino también a todas las actividades del jamboree. Los voluntarios que asistieron al “Shakedown”, asignados para supervisar el parque de patinaje, la tirolina, el rocódromo, la pista de desafío, el paseo por el dosel, y los senderos para bicicletas de montaña el próximo verano, todos dijeron lo mismo: Los Scouts en la “Summit” podrán elegir su propia aventura. Y aunque cada Scout tomará un camino diferente, su destino será el mismo: Una experiencia emocionante, enriquecedora e interesante que un niño o una niña sólo puede encontrar en el Scouting.

A pesar de la lluvia, los Scouts arman sus tiendas de campaña y comienzan a prepararse para la diversión en la “Summit Bechtel Reserve” durante el “Shakedown” en la “Summit”.

SI EL ENSAYO DE JULIO les dio a los participantes del “Shakedown” una vista previa de la acción que espera a los 40,000 Scouts y Scouters que descenderán sobre la “Summit” el próximo verano, también se les dio una lista útil de los problemas que pudieran surgir en el Jamboree y las soluciones a esos problemas que pudieran mejorar su experiencia.

El día de la llegada, alrededor de 2,000 asistentes se convirtieron en las primeras tropas en poner sus botas sobre el terreno en el sitio. Pero no antes de que la madre naturaleza les lanzara una curva. Antes del amanecer, los autobuses rentados entraron al “Crossroads Mall” en Mount Hope, West Virginia, donde la incesante lluvia de toda la noche llenó de charcos el estacionamiento del centro comercial. El verdadero daño de la lluvia, sin embargo, tuvo lugar a cinco millas de distancia. La carretera de tierra que entra a la “Summit” estaba ahora llena de lodo, haciendo que los grandes autobuses rentados no pudieran moverse.

Las tropas y los grupos movieron sus pertenencias a autobuses escolares más pequeños y ágiles mientras que los equipos de carretera en la “Summit” aplicaban grava fresca a la carretera para mejor la tracción. Finalmente, tres horas y media después de la hora en que los primeros autobuses debieron llegar al sitio, los Scouts hicieron su entrada. Después del inesperado bache, ninguno de los Scouts se quejó—y sólo lo hicieron unos pocos adultos.

El Scouter Mark Fobare del Concilio “Great Lakes” no era uno de ellos. Fobare era todo sonrisas 30 minutos después de comenzar el “Shakedown” a medida que su tropa montaba sus tiendas de cúpula azul con cierres para lluvia color naranja. “Sólo entrando por la parte delantera, es mucho más bonita que A.P. Hill”, dijo, comparando la “Summit” con la base militar de Virginia que fue sede de cada jamboree de 1981 al 2010. Él asintió con la cabeza hacia las montañas ondulantes que rodean el campamento. “Allá era tan plano. Aquí tenemos árboles, ¿sabes?”

¿Y la lluvia?” ¿Sabes qué?”, dijo Fobare. “Es Scouting”.

Summit Shakedown Skateboarding

Incluso a los 51 años de edad y con una pierna artificial, Tim Birt, un Scouter del Concilio Chattahoochee, basado en Columbus, Georgia, se desliza con facilidad alrededor del parque de patinaje de la “Summit”. Esto hace que los Scouts paren y tomen nota, y cuando lo hacen, Birt comparte consejos de patinaje sobre distribución correcta del peso, girar y saltar. Él habla también sobre seguridad, incluyendo la importancia de seleccionar el equipo adecuado. Hablando de eso, el personal de la “Summit” utilizó el “Shakedown” para identificar la necesidad de guardamuñecas cuando montan el monopatín. Las verás en pleno uso en el evento del 2013.

LLUEVA O NO LLUEVA, los Scouts adoran la aventura, por lo cual el monopatín jugará un papel importante en la experiencia del Jamboree del 2013. Pero si tienes problemas para imaginar a un Scout adolescente en un monopatín, no lo harás por mucho tiempo—si Tim Birt se sale con la suya.

“Los Scouts están orientados a la acción”, dijo el Scouter de 51 años de edad, del Concilio Chattahoochee, con sede en Columbus, Georgia. “Aceptando las cosas que los muchachos hacen hoy mantiene fresco el Scouting. Pero también enseña a un montón de muchachos algo que ellos nunca antes habían hecho”.

Birt y varios otros adultos tienen dominio sobre la actividad que está haciendo su debut en el jamboree del próximo año. Al igual que la pista BMX de Canady, este evento requiere que los Scouts pasen una prueba de habilidades para demostrar que se sienten seguros al comenzar, girar y parar sobre esas cuatro ruedas de poliuretano.

Si pasan la prueba, obtienen acceso al medio tubo (half-pipe), barandillas (grind rails), y el tipo de rampas que se pueden esperar de un parque de patinaje diseñado por una de las mentes detrás de los X-Games. Pero los Scouts que montan por primera vez un monopatín no se moverán al parque más extremo para dejarlos a su suerte. Primero van a mejorar sus habilidades dando vueltas en una pista oval plana, al igual que las que vemos en una pista de patinaje.

“Nosotros no vamos a poner a un principiante en una pista donde puede terminar patas arriba”, dijo Birt. “Eso, simplemente, no va a suceder porque queremos estar seguros. Pero la realidad es que queremos que los muchachos tengan grandes aventuras. Es la ‘Summit’. Es lo mejor. Es la experiencia más inolvidable”.

Lo mejor, tal vez, pero no es lo único que se puede hacer. Birt sabe que otras actividades también son atractivas. Si los BSA quieren competir, deben asegurarse que los Scouts de hoy van más rápido y más alto que cualquier Scout anterior. Los adolescentes usarán el monopatín de una manera u otra, dijo Birt, ¿por qué no dejar que lo hagan con su tropa o equipo en el que van a recibir una dosis de valores de Scouting junto con la adrenalina? Eso es algo que no se encuentra en un parque de patinaje local. Eso es ayudar a los Scouts a estar “Preparados. Para la Vida”.

“Es increíble lo que puede hacer el patinaje para el desarrollo del carácter de los niños”, dijo Birt. “Hay algunos niños en quienes los deportes de equipo funcionan muy bien. Para otros niños, eso no funciona tan bien. Especialmente los niños con discapacidades”.

Birt entiende muy bien ese punto. Si usted lo observa desde lejos cuando patina, todo lo que ve es un hombre muy seguro mostrando a los Scouts con un tercio de su edad cómo se hace. Acérquese, sin embargo, y verá lo impresionante que el hombre es. Él señala a su pierna artificial, el resultado de un defecto de nacimiento que le dejó faltante parte de la tibia en el lado derecho. Después de una serie de cirugías, Birt estaba patinando a la edad de 8 años.

Cuatro décadas más tarde, ya él no está realizando trucos de saltos o giros de 360o, pero aún se desliza alrededor de la pista de patinaje sin esfuerzo aparente. Los Scouts en el “Shakedown” se dieron cuenta, y muchos se detuvieron a mirar boquiabiertos sus habilidades. Después, se alinearon para probarlo ellos mismos. “Creo que es realmente inspirador ver a alguien que tiene una discapacidad física salir así y lo logra en grande”, dijo Birt. “Como, ‘Oh, Dios mío, ese hombre puede hacerlo. Tal vez yo también pueda'”.

La insistencia de Birt en crear conciencia sobre la discapacidad afecta también a otros aspectos de la “Summit”. Él y otros voluntarios examinaron cada actividad del jamboree del próximo año para encontrar la manera de hacerlo accesible a los Scouts con discapacidades físicas y mentales. Los Scouts con Asperger, autismo, dislexia u otras dificultades en el aprendizaje se sentirán como en casa con el personal capacitado para brindar atención individual cuando ven a un Scout en dificultades. Y el personal también tendrá en cuenta los Scouts que usan sillas de ruedas u otros dispositivos de asistencia gracias a arneses especiales en la tirolesa, bicicletas de montaña especialmente construidas y otros equipos basados en las necesidades.

¿Qué es un evento Scout sin una caminata? Patrick Wilson (con camisa azul), un guía voluntario del Cuerpo de Servicio de la “Order of the Arrow” en el “Shakedown”, encabeza a los Scouts en una caminata de cinco millas. El destino: “Ground Garden”, también conocido como el tope de la “Summit”. Una vez allí, los participantes toman parte en los servicios religiosos dominicales y un simulacro de desastres, completo con una evacuación simulada por helicóptero.

“La ‘Summit’ es un lugar muy difícil”, explicó Birt.”Hay muchas montañas, colinas, etc., así es que hay algunas cosas a las cuales no podremos llevar a la gente, pero vamos a hacer nuestro mejor esfuerzo. Se trata de hacer que las oportunidades estén disponibles para todos en el Scouting. Eso es lo que el Scouting representa”. ¿Todo el mundo? Es un hecho …

Cuando Jenny Welles, de 17 años de edad, indagó la última vez, las niñas podían unirse al programa Venturing de los BSA, pero es igual que si los planificadores de los jamborees en el pasado hubieran puesto un letrero de “No se permite entrar a las niñas”. El próximo verano, eso va a cambiar.

Por primera vez, los BSA han invitado a las niñas de Venturing a su evento más distintivo. Welles, una Venturer del Concilio de Bay Lakes y ex presidenta de los Venturing de su Área, dijo que ya era hora. “En el 2010 mi hermano asistió [al jamboree], y se divirtió mucho, y yo estaba súper celosa porque no podía ir. Y ahora, el próximo año, parece que va a ser aún mejor con todas las actividades de gran aventura”.

Welles dijo que disfrutaba su tiempo en las Girl Scouts, pero que ella ansiaba las grandes aventuras. Su mamá le contó sobre el programa Venturing, lo cual hizo que ella y algunas amigas iniciaran un grupo tan pronto como cumplieron los 14 años. En estos días, el grupo de Welles a menudo pasa tiempo “kayaking” en los rápidos de Wisconsin. Pero el jamboree del próximo verano les ofrecerá a las niñas la oportunidad de subir el nivel de la aventura en el “New River Gorge” de West Virginia.

“Me alegra que estén empezando a integrar a las niñas aquí, porque realmente lo disfrutamos”, dijo Welles. “Siento como si ellos pensaran que todas seríamos debiluchas y que no podemos hacer nada. Pero estamos realmente mostrándoles que también podemos hacerlo”.

Gerald Kiste, un Scouter del Concilio “Gerald R. Ford Field Service” en Michigan, está de acuerdo. Kiste señala que en el pasado una excusa frecuente para mantener a las niñas fuera del jamboree era el temor de tener a hembras y varones adolescentes camping en lugares adyacentes. Pero él no cree que existirá problema alguno en el gran evento del próximo verano. Según su experiencia, simplemente no es una preocupación.

“Me parece que la juventud en Scouting conoce las reglas morales y el modo de actuar de los Scouts”, dijo Kiste. “Todos están aquí sólo para hacer una cosa, y eso es divertirse”.

A PESAR DE ALGUNOS desafíos específicos que enfrentan los Scouters y Scouts en el nuevo sitio de West Virginia, todos los participantes en el “Shakedown” parecían estar de acuerdo por lo menos en una cosa: Joven o viejo, hombre o mujer, en silla de ruedas o no, los que asisten al Jamboree Scout Nacional del 2013 pueden crear exactamente el tipo de experiencia que quieren.

Las tropas y los grupos, por supuesto, tendrán actividades programadas, incluyendo un proyecto de servicio y una caminata a la cumbre del “Summit”: “Garden Ground”. Pero al igual que en Jamborees anteriores, el evento de 10 días de duración ofrecerá gran cantidad de tiempo libre para los Scouts que quieran probar su actividad de aventura extrema favorita. Los fanáticos de la ciencia, los aficionados a la pesca o al tiro con arco y flecha, y al intercambio de parches también encontrarán experiencias diseñadas específicamente para ellos. Y, como muchas otras excursiones de Scouting, si los Scouts se divierten, los adultos también.

Tomemos como ejemplo al Scouter Jerry Dold. Cuando era niño, la familia Dold no podía permitirse el lujo de mandarlo al jamboree de 1977. Él compensó por esto, asistiendo al jamboree del 2010 y acompañando a Scouts en caminatas a Philmont y excursiones en “Northern Tier”. “Mi meta ha sido conseguir que estos niños hagan grandes aventuras”, dijo Dold. Ahora, 35 años después del jamboree al que no pudo asistir, el Scouter del Concilio “Bay Lakes” es uno de los primeros personajes en el próximo capítulo de la historia de los jamborees de los BSA. Y este capítulo, dijo él, es diferente al anterior.

“Si estás acostumbrado a Fort A.P. Hill”, explicó Dold, “han estado diciendo que hay que estar en forma [para el 2013], y eso es absolutamente cierto. Mira a tu alrededor—estamos viviendo en las montañas. Desde el campamento a las actividades, hay que bajar la montaña y [entonces] subir de nuevo la montaña. Es extenuante. Pero es el mismo concepto de estar en forma para Philmont, Northern Tier y la Base del Mar. Y [la "Summit" es] lo mismo de fabulosa”.

Si los ensayos en el “Shakedown” de la “Summit” dan alguna indicación, los adultos como Dold deberán estar física y mentalmente preparados. Michael Hardebeck, quien estuvo a cargo de los “deportes rodantes” (monopatín, BMX y ciclismo de montaña), dijo que en lugar de centrarse en hacer que los Scouts entren y salgan de la pista tan pronto como sea posible, los miembros del personal como él y “Big Dog” Canady, estaban ofreciendo lecciones que los Scouts pueden llevar consigo.

Hardebeck, un Scouter del Concilio Lejano Oriente (Far East) en Japón, señaló la “pasión” del equipo de voluntarios “para ofrecer una experiencia. No es simplemente, ‘Mira muchacho, da un paseo’. Ellos están enseñando”, dijo él. “Es un conjunto diferente de habilidades, y todos están dedicados a enseñar a los niños a tener éxito”.

Ese proceso también incluye los Scouts sin absolutamente ninguna experiencia. “Algunos de los adolescentes que están aquí nunca habían montado en una bicicleta, y estos muchachos están corriendo detrás de ellos como un papá con un niño de 5 años de edad agarrados a la parte trasera de la bicicleta y bajo la lluvia”, dijo él. “Y todo es por los Scouts. Tres de esos muchachos regresaron y estaban montando bicicleta en los senderos el mismo día”, dijo Hardebeck, sonriendo. “Esas son las victorias”.

BRYAN WENDELL es Editor Principal de la revista Scouting.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>